El amor, motor de nuestra supervivencia.

Los científicos determinan que el único factor externo que influye en los niveles de felicidad son las relaciones personales, y por encima de todo el amor, mucho más que la salud, que el dinero, etc.

Esto nos hace pensar, ¿deberíamos cuidar más nuestras relaciones afectivas y trabajar para mejorar nuestras habilidades sociales? Está demostrado científicamente que si lo que quieres es ser feliz debes amar a los demás.

Parece sencillo, ¿no?

Después de una explicación científica del amor, veamos una definición artística.

Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;

no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;

huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor süave,
olvidar el provecho, amar el daño;

creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe.

Lope de Vega

Anuncios

Necesitamos a nuestros niños

Una de las misiones más importentes en nuestro centro y, a la que dedicamos mucho esfuerzo, es cuidar de nuestros alumnos. Estamos convencidos de su importancia porque ellos serán los que curen nuestro mundo tan lastimado por los problemas y complicaciones actuales.

Disfrutad de este video.

 

Estilo asertivo

Cuando nuestra opinión es contraria a la de los otros, podemos reaccionar de maneras diferentes. Para ser capaces de llevar la contraria hay que tener mucha seguridad y prever las consecuencias. Estas consecuencias se suelen prever más graves de lo que son  por lo que uno prefiere evitarse los posibles problemas tomando una actitud pasiva. Entonces uno reprime lo que piensa y se suele enfadar consigo mismo por no haber hecho lo que quería.
O mostrar el desacuerdo de forma brutal lo que nos lleva a alejarnos de las personas que nos rodean.

Las tres formas de reaccionar ante la contrariedad, son:
1. Con estilo agresivo:
– Personas que están siempre a la defensiva y pasan al contraataque.
– Con alto nivel de ansiedad.
– Se sienten en posesión de la verdad.
– Tienden a imponer “su verdad” a las otras personas.
– Consecuencia: Rechazo por los demás porque nadie quiere sentirse herido, agredido. Y aislamiento.
2. Con estilo pasivo:
– Personas que no defienden sus derechos.
– Consideran que sus opiniones no son validas.
– No manifiestan ni exteriorizan sus sentimientos.
– Consecuencia: Pérdida de autoestima y pérdida del respeto de los demás por no manifestar sus propias opiniones.
3. Con estilo asertivo:
– Personas que saben cuáles son sus derechos y los derechos de los demás.
– Defienden sus intereses sin dañar los ajenos.
– Saben que tiene derecho a expresar su opinión.
– Reconocen el mérito de los demás.
– No se comparan con los demás.
– Expresa sentimientos dolorosos, de angustia, frustración pero sin sentirse mal por ello.
– Consecuencia: Sentirse valoradas por ellas mismas y los demás.

Aprender en un ambiente positivo y divertido

Esta obra (escrita por profesoras de diferentes niveles educativos, desde primaria a la universidad), nos ofrece claves para «cargar las pilas de energía positiva» como docentes. Además, se describen 81 actividades, ideas y sugerencias para conseguir objetivos como: generar un clima positivo en los grupos, promover la ilusión por aprender, trabajar disfrutando y divirtiéndose, animar a la creatividad y favorecer el pensamiento optimista.